EL RETO ANTE NUEVAS NORMAS DE CONVIVENCIA

Opinión

JULIA MUÑIZ SUBERVI

EL RETO ANTE NUEVAS

NORMAS DE CONVIVENCIA

 

Desde el 2013 el sistema educativo dominicano enfrenta el reto de asumir de asumir la implementación de normas de convivencia que más que fomentar el desarrollo integral de los estudiantes, favorezcan la indisciplina. El Código para la Protección de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes en su artículo 48, concerniente a la disciplina escolar, otorga plena facultad al Ministerio de Educación de la República Dominicana (Minerd) para la creación del reglamento disciplinario que debe ser utilizado con carácter de obligatoriedad en todos los centros educativos públicos y privados del país. En julio de 2013 el Minerd emitió El manual de convivencia para la vida armoniosa en los centros educativos públicos y privados, modificando en su totalidad el Sistema Disciplinario que desde el año 2000, con ciertas variaciones en el año 2011, estaba siendo implementado en el sector educativo. Luego de la incorporación de las nuevas Normas de Convivencia en las instituciones educativas, escuchar la opinión de docentes, evaluar el impacto negativo en las familias al momento de conocer el contenido del sistema disciplinario e intercambiar conceptos y opiniones con profesionales especialistas en las áreas de educación, psicología, teología y jurídica, la Asociación de Instituciones Educativas Privadas (Ainep), ha validado que éstas son inoperantes, que con esta herramienta se le está dando paso a una generación que desconoce los límites, la gravedad de los hechos y que cada acción consigo trae una consecuencia real.

 

“ESAS NORMAS

DE CONVIVENCIA

DEL MINERD

IMPONEN MEDIDAS

DISCIPLINARIAS QUE

NO CREAN NINGÚN

IMPACTO ANTE

LA CONDUCTA

DEL MENOR”

 

Un Sistema Disciplinario que no permite que el menor perciba la diferencia entre el bien y el mal, formando bajo una burbuja a niños, niñas y adolescentes que no estarán preparados en su adultez para la realidad a la cual se enfrentarán ante la violación de las leyes y normas en la sociedad. Con este giro de 180 grados las Normas de Convivencia del Minerd imponen medidas disciplinarias que no crean ningún impacto ante la conducta del menor, que no velan por el bienestar de la comunidad escolar, primando la individualidad sobre la colectividad, que crea procesos que en su ejecución violentan de manera directa lo que establece el Código de Niños, Niñas y Adolescentes que es la herramienta por excelencia y suprema en materia de menores, que ata de manos a los actores del sistema educativo dominicano al momento de la resolución de conflictos y manejo de conductas inadecuadas. Algunos puntos relevantes a tomar en consideración sobre las Normas del Sistema Educativo Dominicano de julio de 2013 son:

a) no sanciona el tráfico o consumo de pornografía, actos que atenten contra el pudor y las buenas costumbres; agresión sexual, participación en pandillas o actos vandálicos, agresión física, posesión o consumo de cigarrillos y/o bebidas alcohólicas;

b) establece como falta grave el mal uso de las redes sociales para difamación y el entrar en páginas restringidas del centro educativo conocido como hackeo, ambos delitos sancionados por la legislación dominicana,

c) coloca como falta muy grave la “apropiación de útiles escolares”, excluyendo así cualquier otro objeto que pudiera ser sustraído por el o la estudiante,

d) elimina la expulsión o retiro de un(a) estudiante bajo cualquier circunstancia, sin tomar en cuenta que quizás la conducta del menor ponga en riesgo a la comunidad escolar. Es imprescindible que autoridades del Ministerio de Educación revisen este documento regulador a fin de ser reformado por un instrumento elaborado sobre la base de la realidad del sector educativo dominicano y que tenga como objetivo formar hombres y mujeres de bien.

2 comentarios sobre “EL RETO ANTE NUEVAS NORMAS DE CONVIVENCIA

  1. ¡Felicidades Julia y a todo AINEP! Excelente artículo para resaltar una situación que ha quedado en el silencio y que como todo en nuestro país la aceptamos y nos adaptamos.
    Es importante llamar la atención hacia el futuro, como se hace en el artículo, ¿qué ciudadanos estamos formando?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *